La rehabilitación como alternativa al tratamiento de la artritis

REDICA-blog-artritis-rehabilitacion (1)

Es frecuente que las personas de edad avanzada sufran dolores en las articulaciones y lo tomen como algo natural de la edad.

Muchos de ellos creen que deben resignarse a sufrir este tipo de dolencias todos los días y evitan acudir al médico para recibir una valoración adecuada.

Este tipo de dolores pueden indicar la presencia de una enfermedad llamada artritis reumatoide.

Esta afección provoca dolor, hinchazón o dificultad para mover una articulación.

Esta enfermedad afecta con más frecuencia a las mujeres y se presenta con mayor incidencia entre los 30 y 45 años. Aunque, también puede afectar a jóvenes y niños.

¿Cómo puedo saber que padezco artritis reumatoide?

REDICA-blog-artritis-rehabilitacion (3)

Lo primordial es acudir con el médico para que se realice el diagnóstico correcto.

Pero es de vital importancia poner atención a estos síntomas, ya que si cumple cuatro de los siguientes criterios, no debe dejar pasar más tiempo para acudir con un especialista.

1.- Rigidez matutina, al menos durante 1 hora.

2.- Dolor en articulaciones que afecta tres o más zonas al mismo tiempo.

3.- Dolor en las articulaciones de la mano y dedos.

4.- Si el dolor afecta las mismas articulaciones en ambos lados del cuerpo.

5.- Presencia de protuberancias o nódulos reumatoides en las manos.

Los primeros 4 criterios deben mantenerse al menos durante seis semanas.

La artritis reumatoide y sus manifestaciones

Articulares

Esta patología afecta principalmente las articulaciones de los dedos de las manos, las muñecas, codos, hombros y rodillas, produciendo rigidez en las mañanas, disminución del balance articular y deformidades.

Neurológicas

Produce trastornos en los nervios de la muñeca y codo.

Musculares

Provoca debilidad, dolor y rigidez en los músculos, influyendo en la funcionalidad del paciente.

La rehabilitación como alternativa a los medicamentos

REDICA-blog-artritis-rehabilitacion (2)

Una de las opciones que se puede realizar, es el tratamiento con fármacos para disminuir el dolor, así como prevenir el daño y pérdida de la función articular.

Los analgésicos puros, antiinflamatorios no esteroideos (AINE), corticoides, inmunosupresores y agentes biológicos, son los fármacos más utilizados para el tratamiento de esta afección.

Sin embargo, el uso continuo de estos medicamentos provocan situaciones adversas que afectan la salud.

Como alternativa a los fármacos, los tratamientos rehabilitadores pueden ayudarte a:

  • Disminuir el dolor y rigidez articular.
  • Mejorar el balance articular y muscular.
  • Incrementar la capacidad funcional.
  • Conseguir la máxima independencia para las actividades cotidianas.

Te recomendamos que antes de iniciar cualquier tratamiento de rehabilitación acudas con un médico especialista para que te valore adecuadamente.

El tratamiento de esta patología debe incluir fisioterapia, programa de ejercicios, terapia ocupacional y ortopedia.

Con ayuda de los profesionales en conjunto podrán brindar un tratamiento integral que mejore la calidad de vida de la persona que lo padece.

Kryzia-Ojeda-Fisioterapeuta-en-Mérida

LFyR. Kryzia Angélica Ojeda Sánchez

Especialista en Fisioterapia y Rehabilitación de Rédica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *